$13.11 USD

24 cuotas de $1.94 USD Ver más detalles

En el planeta Tierra existen construcciones bastantes misteriosas que parecen demasiado complejas y sofisticadas para la época en la que fueron construidas. En muchos casos no se sabe a ciencia cierta quiénes fueron los que las construyeron o de donde salió la mano de obra. En este libro se desarrolla un trabajo de investigación  que nos lleva desde los principios de la Civilización hasta nuestros días.

El trabajo de investigación si bien es histórico se ha abordado desde el punto de vista de la tecnología actual. Diego J. Graziano es informático y explica por qué ciertas construcciones no pudieron haber sido construidas sin ningún tipo de ayuda extraterrestre. ¿Cómo pudieron haber sido construidas las pirámides de Egipto si no existía la rueda? Cada bloque que compone a las pirámides pesa dos toneladas. ¿Cómo pudieron trasladarlos y colocarlos en su lugar si no existía la rueda? ¿Cómo pudieron colocar la punta de oro puro en la cima de las pirámides sin una grúa ni ningún tipo de maquinaria? Lo mismo sucede con las pirámides de México, Stonehenge y muchas otras construcciones a las que envuelve un halo de misterio muy grande, en este libro se intentará develar el misterio aunque el objetivo principal es hacer pensar al lector, hacer que razone. Este libro está pensado para gente pensante, gente que razona ya que al lector lo dejará pensando.

Diego. J. Graziano nació en la Cuidad Autónoma de Buenos Aires el 10 de noviembre de 1974. Vivió en diferentes localidades de la Argentina hasta que en 2001 se radicó en Rosario, Santa Fe. Realizó diferentes trabajos en el área de salud, hasta que decidió estudiar informática, se recibió de Analista de Sistemas en el año 2007 y en 2008 realizó un año académico en el Reino Unido donde mejoró y perfecciono sus conocimientos del idioma ingles hasta ser bilingüe. De regreso a la Argentina decidió salirse de la programación de computadoras y estudió Electrónica Digital en el ITA (Instituto Técnico Avanzado) de Rosario, luego siguió  sus estudios en la Electrónica Analógica y comenzó sus primeros trabajos. Realizó cursos de Astronomía en el CAM (Complejo Astronómico Municipal) de Rosario y trabajó en un taller de electrónica hasta que su casa se incendió en agosto del 2020. Le llevó más de dos años recuperarse y después de esta calamidad se dedicó a la finanzas, hoy en día vive con sus gatos en el centro de Rosario.